Veroval®
TENSIÓN ARTERIAL

La tensión arterial

¿Qué es la tensión arterial?

El corazón trabaja como si fuera una bomba que mantiene el fluido sanguineo en constante circulación por el cuerpo. Las arterias distribuyen oxígeno y nutrientes por todo el cuerpo. El sistema circulatorio necesita una cierta cantidad de presión - presión sanguínea - para poder distribuir el oxígeno y los nutrientes, y eliminar las sustancias tóxicas y el dióxido de carbono. La presión sanguínea (presión arterial) se determina en parte por la fuerza que usa el corazón para impulsar la sangre a las venas y también por la elasticidad de las paredes arteriales.

El corazón normalmente se contrae y expande alrededor de 60-80 veces por minuto de media. Esta contracción y expansión bombea sangre a las arterias para abastecer a los órganos del cuerpo con oxígeno y nutrientes. Las arterias se ramifican una vez y otra hasta venas del tamaño de un cabello (capilares). El sistema circulatorio necesita de cierta cantidad de presión para llegar a estos capilares.

La presión es más elevada en el momento que el corazón late, es decir, cuando el corazón de contrae. Esta presión se llama tensión arterial sistólica. Entre dos latidos, cuando el músculo del corazón se relaja, la presión es más baja (tensión arterial diastólica).

La tensión arterial se plasma con mmHg. El valor sistólico es el que se muestra primero, seguido por el valor diastólico, por ejemplo: 120/80 mmHg. 1mmHg es la presión ejercida en una columna de mercurio (Hg) en un milimetro (mm). Esto significa que 1 mmHg corresponde a 0.00133 bar.